Glecore Acopio

Trigo: mejoran los rendimientos con bajas dosis de nanopartículas

12/06/2019 - General - InfoCampo
Kioshi Stone está revolucionando el mercado de fertilizantes con su tecnología de nanopartículas. Aseguran que se obtienen buenos rendimientos con aplicaciones que oscilan entre los 5 y 10 litros por hectárea.

Kioshi Stone está trabajando con nanopartículas fertilizantes que permiten obtener excelentes rendimientos con la aplicación de bajos volúmenes. Dentro de las ventajas de este producto se destacan las bajas dosis y la liberacón paulatina de los nutrientes. “Con lo que entra en la caja de una camioneta podemos fertilizar hasta 400 ha” señaló el Ing. Agr. Franco Caraffini, de la Consultora Agroiestudios Rafaela, en dialogo con Infocampo.  

“Las brechas de rendimiento existen y son consecuencia de un manejo integral, tanto agronómico como ambiental. MIST, el fertilizante de Kioshi , impacta en dos aspectos claves del manejo: amplía el abanico de fertilizantes, ya que además incorpora nutrientes como calcio, magnesio y azufre y,  desde la nanotecnología, brinda flexibilidad en tiempo y forma de aplicación destacó el Caraffini.

El especialista señaló que “dentro de las ventajas que presenta la nanotecnología en fertilizantes, se observa un aumento en la eficiencia de uso de nutrientes, optimizando lo que el suelo dispone para entregar al cultivo, además de lo que se decida adicionar. Los fertilizantes nanotecnológicos brindan versatilidad en el momento y forma de aplicación, ya que se pueden suministrar con aplicadores terrestres o mediante fertirriego” explicó Carafini 

“Otro punto es disminuir tiempo y costos de logística para la aplicación. Con lo que entra en la caja de una camioneta podemos fertilizar hasta 400 ha” destacó el especialista. 

 

 

Al momento de la siembra, recomiendan aplicar sobre la semilla un “vivificante”, el cual puede ser siministrado conjuntamente con inoculantes y fungicidas. “El fin es generar una película protectora, enriquecida con nutrientes minerales, brindando una zona de confort en torno a la semilla. Esto mejora el desarrollo radicular,  la sanidad en la plántula y en definitiva la emergencia del cultivo explicó el Ingeniero. 

“Durante la primera etapa del cultivo se puede realizar una aplicación tradicional, siempre recomendada por un profesional para el ambiente donde se desarrolla el cultivo” indicó. 

“Posteriormente se recomienda una refertilización con MIST nitrógeno al 18%, cuyo momento apropiado es, de macollaje hasta principio de encañazón. El fertilizante se aplica foliar y por su tecnología de nanoparticulas, no presenta resistencia para el ingreso vía celular. Con esto se busca complementar la fertilización de base y expresar la máxima respuesta del cultivo” aseguró Carafini

El especialista aseguró que el fertilizante libera el nitrógeno de forma lenta y continua, lo que asegura la disponibilidad en el momento que el cultivo tiene la mayor demanda”. 

Respecto a las dosis, Caraffini señaló que oscilan entre 5 y  10L/ha según el planteo productivo.